Enero de 2014. «Hay un chico en el Santos que va a ser crack», le dijo Nick Arcuri, representante de Rodrygo desde los 11 años, Juni Calafat, jefe de fútbol internacional del RealMadrid y artífice del fichaje de un chico que, a sus 18 años, deslumbra al madridismo. Su explosión ante el Galatasaray (tres goles